Cortinas hacia el Tanatos

Las cortinas del tanatos
Los párpados le pesaban como una losa. Aquella sensación era muy distinta a la del cansancio que precede al sueño. Le faltaba oxígeno y pronto comenzó a sudar abundantemente. Aquel hombre sentía en cuerpo y alma como se le iba la vida. No había vuelta atrás: la suave pulsión mortal del Tánatos se apoderaba de él. Read more [...]

El Castillo de Monreal, en Dos Barrios

En una nueva escapada, motivado por descubrir nuevos castillos en la zona más caliente y bélica del siglo XII del medievo español, decidí aventurarme en una nueva caminata hacia el Castillo de Monreal, al que oficialmente también denominan de Dos Barrios y que, como pude comprobar por lo que me dijeron en la población manchega más cercana, también llaman el Castillo de la Vega. Read more [...]

El Castillo de Oreja y su pequeño pueblo

Debió de ser un lugar realmente infranqueable. Situado en un promontorio con caídas verticales por todos sus lados excepto por su zona oeste, solo acceder a la fortaleza y a la pequeña villa adosada constituye, aún hoy, un considerable esfuerzo. Cabe imaginar que si la intención era atacar el sitio enfundados todos en armaduras, con catapultas y toda la parafernalia bélica (mientras desde posiciones superiores llovían flechas por cientos), tomar el Castillo de Oreja era una misión casi suicida solo viable durante el medievo, era de grandes bravuconadas. Read more [...]