La leyenda del Jewish Quarter de Toledo

Expulsión de los judíos de España 1492
Foto: Emili Sala i Francés

1492: los Reyes Católicos ordenan la expulsión del pueblo sefardí de la recién creada nación de España, donde Castilla domina. Todo aquel hebreo que no se convierta al cristianismo, será expulsado. Muchos judíos abandonan el país. Los que han vivido durante siglos en el barrio judío de Toledo, en el Jewish Quarter, se llevan consigo las llaves de sus casas, confiando que aquel incidente solo será temporal y que algún día –más pronto que tarde– volverán al que ha sido el hogar de su comunidad durante siglos. Muchos de ellos perecerán lejos, en la diáspora más larga de la historia.

Sin embargo, se cuenta que un pequeño grupo de judíos sefardíes siguieron viviendo en Toledo ocultos, fieles a la ley mosaica y cuidando de las viviendas de aquellos que se marcharon. Una comunidad secreta ajena al nuevo orden que prevalecía en una ciudad totalmente cristiana y capital del reino. Una comunidad que consiguió vivir a su manera durante siglos, gracias a la construcción de una aldea bajo la propia ciudad, en las entrañas de Toledo.

Extracto del libro La Leyenda del Jewish Quarter de Toledo

Algo más de quinientos años después, allí estaba yo, después de haber saboreado una buena comida en el Txoko, frente al último de mis destinos: la judería, donde dicen que aun existen pasadizos bajo el barrio utilizados por los sefardíes que se quedaron en España para leer en secreto la Torá y los demás textos sacros mientras, en la superficie, vivían como cristianos y rezaban a Cristo.

Calle de Samuel Levi de Toledo

Y no sería descabellado pensar que la zona más suroeste de la capital manchega albergara en sus entrañas pasajes para comunicar una vivienda con otra. De hecho, la ciudad antigua, según los arqueólogos, posee varios niveles de civilización que corresponden con los distintos pueblos que la ocuparon, al menos desde los Carpetanos.

Mientras paseo por las callejuelas de la judería, pienso en todo esto. Es curioso que por las estrechas calles solo vea turistas. ¿Dónde están los habitantes del barrio? De pronto, en un pasaje que nace –o muere– en el Callejón de Samuel Levi, veo a un chiquillo de rasgos semitas que sale corriendo. Le sigo y sólo alcanzo a ver como se adentra en una vivienda para desaparecer tras la puerta mientras un adulto me lanza una mirada desconfiada antes de clausurar su casa de un portazo.

Callejones judería de ToledoAlgunas de las casas de The Jewish Quarter superan el millar de años. Han estado allí incluso antes de la llegada de los musulmanes, en tiempos de dominio romano. Probablemente, generaciones y generaciones de una misma familia hayan sido toledanos desde los tiempos de Alfonso X el Sabio, cuando representantes ilustrados de las tres grandes religiones monoteístas traducían a Ptolomeo, a Aristóteles, a Séneca o a Virgilio. Del hebreo al latín, de la lengua latina al árabe y del árabe a la lengua de Moisés. Aquello ocurrió durante algunas décadas de la Plena Edad Media, unos años de esplendor y de luz para esta ciudad donde se congregaban los mejores traductores del mundo conocido desde los confines de la Ruta de la Seda.

El paso del tiempo ha devuelto a Toledo la luz, convirtiendo a la ciudad en una joya histórica y Patrimonio de la Humanidad.

 

Fotos: Jesús Sordo Medina

Sordo Medina
Redactor, articulista y escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *