Ontígola, en Toledo

Ontígola es una de las poblaciones que hace frontera entre Toledo y la provincia de Madrid. La siguiente población, de hecho, es Aranjuez.

Antes de vivir en tierras toledanas, nunca había oído hablar de Ontígola; sí de Ocaña y sí de Aranjuez, pero no de esta pequeña población con una calle donde aún se conservan casas-cueva habitadas. Además, cerca de este pueblo se encuentra la famosa Reserva del Regajal o «Mar de Ontígola», una laguna permanente donde anidan patos y otras aves migratorias y cuyas aguas son saladas ya que están en contacto con las margas y los yesos. Esta laguna, que como otras muchas casi desaparece en los años ochenta debido al desarrollo de las comunicaciones vía carretera -autopista Madrid-Andalucía- es, pese a su pequeño tamaño (unos 700 metros de largo por 150 de ancho) uno de los humedales más importantes de Europa por su antigüedad. No es extraño que el Mar de Ontígola sea hogar para cientos de especies animales entre aves e insectos, algunos de estos últimos, como las mariposas, autóctonos de la zona.

Bien, además del Mar de Ontígola, esta zona es idónea para el senderismo. Desde Ocaña hay una ruta que nos lleva a Aranjuez pasando por el lado este de Ontígola, aunque siempre podemos elegir el lado oeste y rodear, precisamente y casi en la linde de la autopista Madrid-Andalucía, el Mar de Ontígola, pararnos un rato y ver la vida animal de la laguna.

En uno de mis paseos, tomé algunas fotos que comparto aquí:

Ontígola Toledo

Saliendo de Ontígola en dirección a Aranjuez, en uno de las pequeñas colinas, se puede divisar el Mar de Ontígola.

Mar de Ontógola
Como se puede apreciar, la laguna, durante la época seca pierde gran parte de su agua para recuperarla a partir de octubre.

Como curiosidad, en el camino oeste que va desde Ontígola a Aranjuez, hay un parador antiguo —abandonado desde antes de la Guerra Civil Española, según la «guardesa» que lo custodia— bastante tétrico, especialmente de noche. Cuenta con un gran caserón que por un lado tiene un campo de fútbol, pista de tenis y sembrados y por otro, una piscina y un mirador hacia Aranjuez.

Posiblemente fuera un centro de ocio y retiro de principios del siglo XX o la mansión de campo de una familia adinerada.
Posiblemente fuera un centro de ocio y retiro de principios del siglo XX o la mansión de campo de una familia adinerada.

 

Sordo Medina
Redactor, articulista y escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *